Espacio Soler

ESPACIOSOLER.COM

Los Dalton asaltan La Malaitxa

Los Dalton asaltan La Malaitxa

Noticias regionales, by Oscar C.

Señores, los DALTON lo han vuelto a hacer

Tras 25 años de completa inactividad, tres de los integrantes originales del club deportivo-lúdico-festivo conocido como los “Dalton Brother’s” han sido capaces de reinventarse y de armar en menos de una semana un equipo F11 solvente y con capacidad para ganar el prestigioso Torneo e Verano de la Ciudad de Gilet 2022 por un 3-4 en la Malaitxa en un partido serio, en el que el orden permaneció en todo momento, pieza clave para la victoria.

Un equipo compuesto por veteranos y noveles, una mezcla entre cerebro, músculo y piernas rápidas, liderados por los tres mosqueteros Jose, Paco y Joshua, tres DALTON originales con más poder de convocatoria que el Dream Team de la NBA que ganaron los juegos olímpicos del 92.

La cosa no pintaba bien en las horas previas. Un equipo que nunca había jugado junto, algún jugador que en la vida había pisado un campo, otros que no lo hacían desde hace 30 años, y otros que eran una completa incógnita. Pero cuando uno se enfunda la elástica de los DALTON la cosa fluye, es como electricidad, “be wáter my friend” dicen algunos, una sensación atraviesa el cuerpo y el sistema nervioso central se activa para sacar lo mejor de cada uno. Y así fue queridos lectores.

Y es que al pitido inicial ese equipo con dudas se convirtió en un sólido bloque donde todos tenían clara su misión, lo que se suele decir…. fueron un equipo de fútbol.

Empezando por la portería donde Alex se fue haciendo fuerte poco a poco y consiguió mantener la portería a cero en la primera parte pese a las envestidas “gileteñas”. En la segunda nada pudo hacer en los tres goles rivales, pero si en mantener al equipo vivo con sus flamantes paradas posteriores. Un lujo de portero, un portero DALTON de “pe a pa”.

Una pareja de centrales que recordaron a las mejores parejas de centrales de la historia, donde Alberto tiburón “Puyol” puso la fuerza, colocación y garra, y donde Jack Miller puso la sangre fría para sacar el balón jugado en todo momento, lideró la defensa de principio a fin.

Laterales de lujo provenientes de Brasil, rigor defensivo, juego y llegada, estamos hablando como no del hombre del verano New George “el Cafú e Santo Espíritu”, y el “Tigre de Yacarta”, Gonzalo, que dieron un “clinic” de cómo deben jugar los laterales. Uno de ellos nunca había pisado un campo de fútbol en su vida, pero su nueva vida como hombre del verano lo está llevando en volandas y no solo se conformó en ser la estrella en el tenis y el frontón, sino que también lo quiso hacer en un campo de fútbol. El otro, pese a no haber pisado un campo en 20 años, dejó claro que el que tuvo retuvo y guardó para la vejez, Gonzalo recordó al mejor Roberto Carlos.

El centro del campo estuvo controlado desde el principio por los Twin brothers, los hermanos Company, dos dinosaurios futbolísticos curtidos en mil batallas en los terrenos de juego de la provincia que aportaron orden y gritos a mansalva, sobre todo a Jack . Escudados por la derecha por un hombre tan polémico como polifacético, un hombre que se ató las botas como en los años 80, por los tobillos y por la planta del pie, como lo hizo por última vez en 1998, pero que no ha perdido ni un ápice de su calidad, estamos hablando, como no, de José “zapatitos” Llosá, donde ponía el ojo, ponía la pelota. Y por la izquierda la perla de la cantera, el niño, con la progresión más meteórica de la historia del fútbol, directo de alevines a los veteranos, ni Fernando Torres, el niño que va a superar todos los hitos de su padre …. ¡¡¡¡Simplemente PABLITO!!!!. Guarden ese nombre.

Y lo mejor estaba arriba … dos hombres y dos destinos diferentes. Por un lado, la estrella del equipo, el hombre que puso los “olés” en la grada, la pausa, el arranque, el dribling, la magia, el gol, un hombre que jugó con el tempo del partido e hizo el amor a la pelota en cada intervención, estamos hablando. cómo no, de Rulo Rulman Rul, el Butragueño valenciano. Y por otro lado la apuesta por el 9, el hombre franquicia, el hombre gol que se quedó solo en nombre, porque el gol se lo dejó en e maletero de su flamante Mazda, un hombre que aportó una arenga motivadora en el vestuario y visión táctica única con una frase para el recuerdo; “Javi, cámbiame el puesto que este de negro es muy rápido, te lo comes tu…”. Cerebro y táctica en estado puro.

Banquillo de lujo. Con la entrada de Javi el equipo ganó en velocidad, ritmo, ocasiones de gol y desborde, un tío que da igual el deporte que le des, siempre va a destacar y va a ser de los mejores.

Rubén, fichaje de última hora, el central reconvertido en DC, que nos vino de perlas para volver loca a la defensa rival, y Paco Orón, un gileteño que siempre coqueteó con los DALTON, y que por fin pudo ver complida su ilusión de adolescente de vestir la camiseta de los DALTON, muy bien, tanto en el centro del campo como de central.

Mención especial para los Ibor que hicieron lo mejor que podrían haber hecho, no aparecer, eso es hacer equipo, si señor😂.

Y para el entrenador improvisado, Juan Maceda, que ayudó al equipo desde el banquillo en todo momento con los cambios y sus consejos tácticos.

Una pena la de Fernando que sufrió un esguince de pulmón grado 3 en el último momento, que le impidió desplegar su fútbol escuela Company.

Y para acabar, muchas gracias a la afición que siempre ha acompañado siempre a los DALTON ……. eternos ULTRA DALTON!!!!!

«Óscar, te tendremos en cuenta en nuestra nueva selección de reporteros🎤«

🤞 Suscríbete a nuestro boletín

¡No hacemos spam! Más información en nuestra política de privacidad

Comaprte el artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos: